Luces y sombras en Sant Jordi

¡Hola a todos!

Hoy es viernes 26 de abril, y parece que las actividades de la intensa semana de Sant Jordi han llegado su fin. Vuelve la normalidad y la rutina para escritores, editoriales y librerías, después de unos días de locura, nervios pasados por agua, esguinces de muñeca (para algunos) y muchísima gente en las calles a pesar del mal tiempo.

Por mi parte, la experiencia de nuevo ha sido altamente positiva. El martes 23 de abril, día de Sant Jordi, tuve la oportunidad de firmar en dos lugares emblemáticos para mí.

En primer lugar, de 12 a 1 pude estar con la gente de Bibliotecas de L’Hospitalet en la Rambla Just Oliveres, rodeado de otros colegas escritores de la ciudad, amigos y conocidos y con un buen éxito relativo en lo referente a las ventas.

Más tarde, estuve firmando de 4 a 5 en la parada de l’Obrador d’Històries, en Rambla Catalunya con Diagonal, acompañado de uno de los grandes, José Luis Muñoz, organizador del próximo festival de novela negra de Bossost, un evento altamente recomendable.

Este segundo evento del día fue espectacular pero menos lucido en cuanto a ventas de Profetas en la Nube. Aparte de la experiencia positiva, constaté que es muy duro competir en un día así con cientos de propuestas de escritores mucho más experimentados y mediáticos. Fue duro comprobar como mis compañeros tenían que aclarar a casi cada persona que se acercaba al puesto que ellos eran ‘el autor’, y ofrecer las excelencias de su obra casi como vendedores de enciclopedias a puerta fría. 100 metros más abajo, autores mediáticos sin pedigrí literario firmaban a colas interminables de seguidores auspiciados por la sonrisa cómplice de sus editores. Pero entiendo que ese es la ley del mercado, cercana en ocasiones al puro mercantilismo salvaje del que alguno de mis escritores amigos siempre se queja.

Para culminar la semana, volviendo a las sensaciones positivas, el jueves 25 de abril a las 7 de la tarde pude volver a presentar una novela en la Biblioteca de Bigues i Riells, junto al alcalde Joan Galiano y un grupo de amigos e incondicionales. De nuevo una experiencia inolvidable en un lugar muy especial para mí, escenario de parte de Profetas en la Nube.

Y ya para despedirme, me gustaría agradecer a todos los que me han ayudado en estos días, ya sea organizando, presentando, comprando o interesándose por la novela.

Hasta pronto!

Pedro D.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.