El verano cruel de Jordi Ledesma

Al iniciar la escritura de esta reseña no puedo evitar que me vengan a la cabeza la letra y la música de un tema ochentero de Bananarama, Cruel Summer.

 

Hot summer streets

And the pavements are burning

I sit around

Trying to smile but the air is so heavy and dry

 

Os preguntaréis: ¿qué tiene que ver la novela negra de un autor como Jordi Ledesma con una vieja canción pop que (casi) nadie recuerda? En mi caso, ambas tienen el poder de rememorar aquel (ya) lejano verano en el que mi vida tranquila y despreocupada cambió para siempre. Ese verano por el que todos, tarde o temprano, hemos pasado y que recordamos con más o menos cariño dependiendo de las secuelas personales y/o sentimentales que nos haya dejado.

Antes de entrar en materia, presentemos al autor de esta excelente crónica negra de un momento y un lugar determinados.

Jordi Ledesma (Cambrils, 1979) es un novelista y poeta que autopublicó su primera obra en 2003, el poemario Agua de Mayo. Posteriormente se especializó en el género negro, publicando con la Editorial Alrevés Narcolepsia en 2012 (finalista de los premios Literarios Novela Negra de Gijón), El diablo en cada esquina (2015) y la novela que nos ocupa hoy, Lo que nos queda de la muerte, con la cual ha ganado el premio Novelpol en 2017 (ex-aequo con Paco Gómez Escribano), y el V premio de novela Pata Negra de Salamanca.

Ledesma es también autor del guión del corto Checkout, basado en uno de sus relatos.

Hechas las presentaciones, pongámonos en situación con la novela: A principios de los años noventa, en un pueblo costero del que nunca se dice el nombre (pero que sin duda apunta al lugar de nacimiento del autor), la muerte de un chaval altera la convivencia entre sus habitantes, divididos entre diferentes grupos: los locales, que pasan todo el año allí y sobreviven con mayor o menor fortuna; los turistas, que acuden al lugar para pasar las vacaciones de verano y hacer ostentación de sus progresos en la vida; o la gente que vive allí pero que claramente está de paso, como los responsables de las inmobiliarias que especulan con el suelo libre, o El Cocodrilo, oficial de la Guardia Civil local casado con una bellísima lugareña secreto objeto de deseo de la mayoría de los adolescentes y hombres del pueblo. Todos mezclándose de manera aparentemente cordial pero con conciencia de clase: no es lo mismo vivir en la primera línea de mar que en la segunda.

El incidente despierta la rumorología en el pueblo. Las conjeturas se disparan, y todo el mundo cuchichea sus propias teorías a quién le interese escucharlas. Pero las respuestas no son triviales, y en un pueblo donde todo el mundo se conoce la verdad se acaba sabiendo tarde o temprano. Mediante un narrador en primera persona omnisciente del cual tampoco sabremos nunca el nombre, Ledesma describe con precisión las actitudes y los sentimientos del amplio abanico de personajes que se relacionan, se entremezclan, conspiran, mienten, se aman, se odian, se envidian, se ofrecen, se venden o se matan.

 

It’s a cruel, cruel summer

Leaving me here on my own

It’s a cruel, cruel summer

Now you’re gone

 

Desde mi punto de vista, la novela de Ledesma es sobre todo un relato de sensaciones, que describe con precisión quirúrgica la pérdida de la inocencia de unas personas y de un pueblo que ya nunca más volverán a ser como eran antes. Por encima de la trama negra, que se entrelaza como una excusa en el argumento, el autor se detiene sobre todo en la transformación de ese pequeño lugar costero y de sus habitantes, en una época determinada marcada por el crecimiento urbanístico, la especulación y los problemas con las drogas de jóvenes y adolescentes de toda clase social.

En definitiva, sin lugar a dudas situaría Lo que nos queda de la muerte en mi particular Top-3 de novelas que he leído este año. Os la recomiendo al 100%, sobre todo si os gusta la novela negra de personajes, silencios y secretos por encima de otros estilos de novela negra como el enigma o el hard boiled.

¡Saludos, felices fiestas y un gran año 2018!

Pedro D.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.