Libro “El Mundo del Spectrum”: Nostalgia de alta calidad

Uno de los recuerdos más imborrables de toda mi vida me retrotrae al lejano 23 de abril de 1985, día en que cumplía 14 años. Por aquel entonces cursaba Octavo de EGB y había pedido sin éxito el ordenador en las anteriores navidades. Esa tarde en el colegio tocaba educación física y habíamos subido a unas pistas de atletismo que quedaban cerca para probarnos en diferentes disciplinas, desde los 400 metros hasta el lanzamiento de peso. Creo que en la única que no hice el ridículo fue en el salto de longitud, supongo que debido a mi escaso peso por aquellos días y a la ráfaga de viento que tuvo a bien en ayudarme en el preciso instante de la batida.

Y así, después del simulacro de atletismo llegué a casa, sobre las 6 de la tarde, esperando algún regalo pero sin imaginarme remotamente qué es lo que me esperaba allí. Mientras merendaba, mi madre sacó del armario de su habitación una caja negra y algo pesada que contenía uno de mis sueños infantiles, y el que probablemente iba a ser el regalo más importante de mi vida en lo que a consecuencias futuras se refiere.

spectrum-plus-1-640

spectrum-plus-2-640

Aún hoy en día, el recuerdo de la sensación de verla a ella con la caja en las manos e identificar lo que contenía es de tal magnitud que logra tocarme la fibra más profunda. Es de esas emociones de la primera edad que uno no olvida por mucho que viva. El jolgorio fue obviamente compartido por mis hermanos y por mi primo que vivía en el piso de abajo. Rápidamente procedimos a instalar la máquina en la TV Sanyo en color de 28” familiar.

El resto es historia compartida por miles y miles de hogares en España y el resto de Europa. Del interés primario en aquellos videojuegos de 8 colores y grandes pixels a la búsqueda de más información para aprender cómo funcionaba aquel trasto. Por suerte, la caja negra contenía también un gran manual escrito en castellano. Lo absorbí en menos de dos semanas y empecé a trastear con las posibilidades del lenguaje de programación BASIC. Mis primeros pinitos desembocaron de un juego de estrategia que se llamaba ‘Mafia’ (pagaría dinero por recuperar aquella cinta en el que guardé la versión definitiva), en el que escogías un nombre de mafioso, pedías dinero a un prestamista, contratabas a matones, conductores y tiradores, traficabas con materiales prohibidos, atracabas bancos, te enfrentabas con las otras bandas de la ciudad, e incluso ibas al casino a jugar a la ruleta y a las máquinas tragaperras. El objetivo era hundir a las otras bandas y que no te arruinaran a tí… o que el prestamista no encargara que te hicieran unos zapatos de cemento por no devolverle su dinero a tiempo.

Como todo adolescente, con el paso de los años mis intereses se volvieron menos spectrumeros y más mundanos (aprobar BUP y COU, el Barça, las chicas, los ordenadores de 16 bits, etc..), y por esas cosas de la vida el destino me colocó en el aula de primero de informática de la Universidad. Por supuesto los ordenadores con los que trabajé desde entonces fueron cada vez más potentes. Desde entonces, cuando he tenido algo de tiempo he intentado recordar aquellos momentos usando los emuladores para recordar aquellos días de mediados de los ochenta. Perdí la pista de mi Spectrum + hace años, pero incluso ahora tengo en casa un Spectrum 48K (un gomas) original y un Spectrum + 2 (con casette integrado) totalmente funcionales. Y lo confieso, me compré el Spectrum Vega cuando salió el pasado año.

?
Comparativa del libro El mundo del Spectrum con mi ZX Spectrum 48K.

También en los últimos años me acostumbré a seguir el Podcast de los chicos de El mundo del Spectrum, unos de los grupos de referencia en castellano de la escena retro para este ordenador. Y este mismo grupo lanzó el pasado 21 de Octubre su libro, un compendio histórico y -sobre todo- gráfico de lo que aquel ordenador significó para una generación de chicos y chicas españoles, del  cual adquirí un ejemplar ipso facto.

El primer capítulo es el que se me hizo un poco más largo ya que explica la vida de sir Clive Sinclair, creador de la máquina en la que se basa el libro. Aunque también debo decir que es la parte en la que descubrí más información que no tenía con anterioridad.

El segundo explica el nacimiento del ZX Spectrum a partir de su abuelo el ZX80 y su padre el ZX81, ambos de Sinclair. El tercer capítulo describe la llegada de la máquina a España, rememorando la odisea de un puñado de pioneros que vieron una oportunidad de negocio y lucharon para traer la distribución de los ordenadores a nuestro país. ¿Qué por qué triunfó el Spectrum en España? Pues hay una serie de respuestas, pero la que creo más acertada es la del precio -relativamente bajo- del ZX Spectrum comparado con otras opciones de la época sensiblemente más caras como el Commodore 64, aunque las capacidades técnicas de esta otra máquina eran sin ninguna duda más avanzadas.

El cuarto capítulo explica el periplo del Spectrum por todo el mundo. El quinto y el sexto se pasea por las principales compañías y juegos españoles e internacionales. El libro acaba con un análisis del ecosistema Spectrum en la actualidad y una apuesta por el futuro de su arquitectura basada en los emuladores y en los desarrolladores actuales, que siguen sacando juegos para este vetusto hardware.

Pero en lo que destaca definitivamente este libro no es en la historia del ordenador o en la redacción de los artículos y capítulos. En primer lugar, es un libro muy bien maquetado y sus acabados son de alta calidad: las tapas duras, la portada de forma y tamaño similar al del ordenador en que se basa, el render de la contraportada con un escritorio típico de Spectrum y el juego ‘Abu Simbel Profanation’ de Dinamic cargándose en la TV de tubo, etc. Es ciertamente en esa parte gráfica donde se nota el absoluto cariño de los autores por el Spectrum, en especial con las páginas a todo color que contienen los mejores sprites, fondos, carátulas y pantallazos de los juegos y sistemas analizados. Una gozada para el sentido de la vista y una vuelta atrás a aquellos días. Como muestra, algunas de ellas a continuación:

ems-libro-2-1024

mad-mix-game

ems4

En definitiva, si alguna vez tú o tus amigos tuvísteis un Spectrum (de cualquier versión) y os pasásteis multitud de horas jugando a sus juegos, este es un libro de obligada adquisición. El precio no debe ser un obstáculo, cuesta tan sólo 23.90 € y os prometo que sus páginas os llevarán de nuevo a ese 1985 alternativo al que todos durante nuestras vidas adultas hemos querido volver alguna vez.

!Saludos a tod@s¡

Pedro D.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *