“J.J. Abrams, La teoría de la Caja” de Toni de la Torre.

“… O cómo hacer que los telespectadores amen tu serie aunque tengan la impresión de que los estás engañando…” (este sería mi título alternativo para el libro de hoy, con la intención básica e indisimulada de generar polémica y debate).

Pero antes de utilizar nuestro anonimato en Twitter o Facebook para la bonita tarea de gritarnos y criticarnos unos a otros, permitidme que os presente el libro y así todos estaremos al tanto del material que tenemos entre manos.

A diferencia de otras obras reseñadas en este portal, como podéis intuir por el título, en esta ocasión no os voy a presentar una novela, sino un ensayo.

Antes que nada, quiero decir que el libro me ha gustado mucho: es adictivo a la vez que interesante. Se nota que está escrito por un experto en la materia, en un estilo ameno pero manteniendo el rigor informativo. Además está muy bien documentado y justifica cada teoría o sección con diferentes ejemplos. En definitiva, que desde el punto de vista más técnico hará las delicias de escritores, guionistas y otras gentes de mal vivir. Otro tema es la identificación que cada uno pueda tener con las obras de Abrams: para la mayoría es un genio, para algunos otros simplemente alguien que se limita a reutilizar en todos sus productos el mismo esquema que una vez le dio éxito, con resultados evidentemente desiguales.

Aquí está el debate, no en la calidad del libro o en el potencial de Toni de la Torre como comunicador especializado en series de TV, algo fuera de toda duda.

Además, debo confesar que sigo a Toni en las redes sociales desde hace bastante tiempo, y en sus diferentes apariciones en la tele o en proyectos como ‘Extra Life’. Y he leído casi todos sus libros: La vida según Sheldon (me pareció un divertimento inofensivo orientado a los fans de “The Big Bang Theory” ), Series de Culto (excelente resumen de las 100 mejores series de TV de los últimos años) y éste que nos ocupa hoy, J.J. Abrams, La teoría de la Caja. Por lo visto en su bibliografía, se me pasó su primer libro, Descifrando el misterio de Perdidos, y tengo pendiente de adquirir su último ensayo -recientemente publicado-, Historia de las series, que promete más momentos de diversión catódica y friki. O sea, que el tipo me cae bien y confío a ciegas en su criterio profesional, pero nunca recomendaría un libro de él (o de nadie) que no me hubiera gustado realmente.

Pero… ¿Qué diantres es la teoría de la caja?

Cuando era niño, el abuelo de Abrams le llevó a una tienda de magia en Nueva York, una sobrecargada estancia llena de objetos y artilugios de todo tipo, imagino que al estilo de la tienda China de Gremlins. Allí, su abuelo no le compró un Mogwai sino un objeto que acabaría obsesionándole durante mucho tiempo, hasta el punto de considerarlo la génesis de toda su carrera. Se trataba de una caja mágica.

caja mágica

Una caja mágica es una caja de cartón completamente opaca con un interrogante en su tapa. Se supone que el contenido de la caja es mágico y desconocido para el comprador, en un concepto similar a los Mac Guffins de las películas. Es decir, que hay que comprar la caja para saber lo que hay dentro.

Aquel día, el niño J.J. se llevó a su casa la caja, pero no la abrió. Ni ese día, ni nunca. Porque mientras la caja esté cerrada, el misterio se va a mantener vivo. “Ahora representa infinitas posibilidades. Representa esperanza, algo con un gran potencial… ¿Y qué es una historia sino una caja que puede contener cualquier cosa?”. Esa es la premisa básica del recorrido y la obra de Abrams. Porque… ¿Que pasaría si abre la caja? Por supuesto, es muy posible que el contenido final sea una decepción. Mientras la caja se mantenga cerrada, la ilusión seguirá intacta.

Y en base a esa premisa, De la Torre (de)construye la obra de Abrams, desde sus influencias juveniles, pasando por la serie que le dio definitiva fama mundial: LOST y hasta llegar a su culminación mediática con la tercera trilogía de la mítica saga Star Wars.

La-dimension-desconocida-capitulos

The Twilight Zona (La dimensión desconocida), serie de culto e influencia máxima para J.J. Abrams.

alias

Alias

Lost

Lost

fringe-wallpaper-141

Fringe

Star-Wars-7-Poster-Banner

Star Wars, episodio 7 (y futuros)

¿Y qué nos espera al leer el libro?

En el primer capítulo “La teoría de la Caja”, De la Torre desgrana los inicios de Abrams y define la teoría que dará base al resto del libro.

El segundo capítulo toma por nombre “Conexiones invisibles”, y el crítico nos explica el proceso creativo de Lost, como Abrams gusta de usar los flashbacks en sus obras, sus autores de referencia, y algunos de sus temas recurrentes como los conflictos entre padres e hijos.

A partir de ahí, y durante casi 150 páginas en las que diría que no sobra ni una palabra, ni un concepto, ni un comentario, De la Torre le hace una completa autopsia a la obra de Abrams, analiza sus influencias, sus éxitos y sus fracasos, deconstruye su operativa, define su mundo de monstruos, sombras y metáforas, fragmenta su narrativa, comprueba sus mecanismos externos y pasea por la refundación de las grandes sagas de la ciencia ficción: Star Trek y sobre todo, Star Wars.

En definitiva, y sin miedo a repetirme, una gran recomendación para escritores, guionistas, creativos de publicidad y frikis del mundo Abrams. Aunque como decía al principio, mientra leía no dejaba de asaltarme la duda de si Abrams era un absoluto genio creativo o más bien un prestidigitador de pacotilla que, casi de milagro, ha encontrado un truco increíble con el que entretener a las masas. Como casi siempre ocurre en estos casos, puede que sea ambas cosas y no dudo que tras la mente de Lost hay una gran cantidad de trabajo duro y también, por que no, una pizca de suerte que nunca está de más. El debate está servido, y me gustaría contar con vuestra opinión.

Saludos, Pedro.

Notas finales

Si queréis saber más sobre la teoría de la caja, os invito a ver esta charla TED del propio Abrams, subida al blog Meridianos hace unos años ya.

Y, por cierto, el leer este libro me ha hecho volver a ver la serie Lost entera, esta vez en familia. Sus caras de sorpresa cada vez que se cierra (o se abre) una de las cajas mágicas son impagables, y me encanta ver como lanzan sus propias teorías, tal y cómo lo hice yo al verla diez años antes. Por cierto, suelen acertar en sus predicciones bastante más que yo… 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *