Tiki Mercado, el sargento rockero de Josep Camps.

A pesar de un título que invita al recogimiento y a la penitencia, “Rezos de vergüenza” (Editorial Alrevés), la segunda novela escrita por Josep Camps y protagonizada por el sargento Eutiquio ‘Tiki’ Mercado es una obra de ritmo rápido, casi frenético, en la que los protagonistas se ven envueltos en una espiral de violencia, drogas, persecuciones, crueldad, sexo y depravación.

Pero antes de iniciar la reseña, detengámonos un instante en el autor, Josep Camps (Barcelona, 1964). Profesionalmente dedicado al mundo del marketing, antes publicó el ensayo “El comercial” (ESIC, 2010) y la primera novela de Mercado, Melodía Quebrada. En la actualidad colabora en diferentes publicaciones de literatura y de marketing, y escribe regularmente relatos en la revista Bearn Black. En sus ratos libres, toca el bajo eléctrico e imparte clases de mus.

Josep Camps

Josep Camps, autor de “Rezos de Vergüenza”

Hechas las presentaciones, podemos empezar.

Tras dejar el cuerpo en su primera aventura, el sargento Mercado decide reincorporarse a los Mossos d’Esquadra para ayudar a esclarecer las muertes violentas del hijo de un importante banquero vinculado al Opus Dei y de un ex-compañero suyo asignado al caso. Una investigación que pondrá a prueba los principios y la estabilidad emocional del protagonista, antiguo consumidor de diferentes sustancias estupefacientes y todavía adicto al rock-and-roll y a las mujeres.

En su periplo hasta dar con el responsable de los asesinatos, Tiki y su compañera, la agente Elvira Sangenís, se toparán con gentes de diferente pelaje y extracción social: desde el rico banquero, hasta el yonki que vive en un local abandonado rodeado de jeringuillas y con un colchón raído como único mobiliario. Como decía antes, el ritmo es frenético. En primer lugar, por los capítulos, cortos y concisos. Pero también por el estilo de escritura: En aras del ritmo, Camps va al grano y no se detiene en florituras innecesarias.

A ello contribuye que la novela está narrada en primera persona por el protagonista. Es este un personaje de claroscuros: amigo de sus pocos amigos, le pierden unas piernas bonitas, detesta a los corruptos, a los necios… y a los Supertramp. También es Mosso d’Esquadra y antiguo adicto a la cocaína. Introspectivo, pero violento y malhumorado en ocasiones. Ese es Tiki. O lo adoras (algunos), o lo detestas (bastantes), y lo cierto es que su personalidad se mantiene granítica durante la historia, sin ser esto algo per se positivo o negativo. El autor lo tiene claro y Tiki es Tiki hasta las últimas consecuencias, siempre. Aunque en ocasiones, él o sus compañeros se extralimiten en sus actuaciones, dando lugar a situaciones quizás más propias de investigadores privados que de Mossos d’Esquadra.

Añadir que desde mi punto de vista estamos ante una novela muy urbana: como en casi todos los casos en los que actúa como escenario, la ciudad de Barcelona es una protagonista más.

Otro de los protagonistas incorpóreos de la trama es el rock-and-roll. Aprovechando que el sargento Mercado es también el propietario del Roxette, un bar de copas como los de antes, Josep Camps introduce al neófito y aconseja al experto en su particular visión de la historia del rock  -especialmente centrada en los artistas de los sesenta y primeros setenta del siglo pasado-, exponiendo en breves píldoras sus teorías, filias y fobias. Personalmente, celebro estas pinceladas y creo que actúan efectivamente como válvulas de escape de la historia.

La trama funciona de forma efectiva, de manera lineal y con los giros de guión suficientes (sin ser artificiales o rebuscados) para mantener la tensión y la atención del lector. Como piezas de dominó dispuestas en fila, al caer la primera caerá sin remisión el resto. Como aprendiz de escritor suelo huir de las etiquetas, pero creo que en este caso estamos ante una novela que prioriza lo policial y la introspección personal ante otros mecanismos del género como el enigma o la pura intriga.

En fin, una novela entretenida, muy recomendable y fácil de leer de manera totalmente independiente a la primera aventura de Tiki, “Melodía Quebrada“. Espero que el autor nos pueda dedicar nuevas aventuras de ese ser incorruptible, entrañable, complejo, débil en sus momentos de duda, faldillero y rockero llamado Eutiquio ‘Tiki’ Mercado, todo un arquetipo noir y aspirante a sucesor en Barcelona del gran Pepe Carvalho de Vázquez Montalbán.

Acabo de escribir esta entrada mientras en mi ordenador suena ‘White Room’ de Cream, una de las canciones y grupos que aparecen en la novela y que han sido incluídas en la lista de Spotify Las canciones de Tiki Mercado “REZOS DE VERGÜENZA” (La lista completa aparece en la última página del libro, y es tan recomendable como la propia novela.)

libro dedicado

Ejemplar de “Rezos de Vergüenza” dedicado por Josep Camps. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *